Nuestra Biblioteca

 Una historia interminable

 

            Supongo que nuestra biblioteca, como tantas otras bibliotecas escolares, habrá empezado con unos cuantos libros almacenados en cajas, y en el mejor de los casos colocados en una habitación. Durante algún tiempo esa fue la condición de los volúmenes que dieron origen a lo que hoy es una biblioteca escolar con múltiples funciones y con unos 7500 libros, bastante material multimedia y un proyecto de dinamización y animación que la hacen un elemento vital dentro del funcionamiento de nuestro Centro. Pero vamos a contar algunas curiosidades sobre sus inicios, sobre el trabajo realizado y algunas anécdotas que dan forma a la historia de nuestra querida biblioteca.

La biblioteca, en principio, estaba ubicada en “los barracones”, unas aulas prefabricadas que estuvieron activas hasta hace unos dieciséis años, sin embargo ese lugar fue sustituido desde el momento en que se construyó el edificio que hoy en día corresponde a la zona administrativa y de Dirección. El lugar adjudicado para la biblioteca fue el aula que está justo frente al bar, donde ahora reciben sus clases los alumnos del Ciclo Formativo de Administración y Finanzas. Los trabajos de mantenimiento y administración de la biblioteca se iniciaron con el registro de libros. El primero se registró en 1983, fue un libro de Formación Humanística y costó 699 Pts. Así, uno a uno, y en un libro habilitado para tal efecto, se fue tomando nota de todos los textos que llegaban a nuestras manos y que fueron engrosando la lista de volúmenes que ahora poseemos. Aparte del registro, se iniciaron las labores de préstamo, lo que, hasta hace bien poco, se hacía usando unas fichas elaboradas a tal efecto. Desde ese momento y como dato anecdótico debemos comentar el tema de “la multa”, los alumnos tenían diez días para leer el libro, lo podían renovar  en caso de necesitar más tiempo, pero si se retrasaban en la  entrega o en la renovación  del préstamo, se les cobraba 0.05 € por día de retraso. Desde los orígenes de nuestra biblioteca y hasta la fecha, seguimos haciendo lo mismo, a pesar de la inflación, “la multa” de la biblioteca sigue siendo la misma, lo mismo que el fin del dinero recogido: comprar libros para mantener la demanda y ofertar a nuestros alumnos lo último en materiales de consulta y libros de lectura.

No mucho tiempo después de que la biblioteca estuviera en ese lugar, y a la vez que se hacía el registro manual de libros, que aún hoy tiene que seguir haciéndose, tuvimos nuestro primer ordenador, en el que, con un programa facilitado por la Consejería de Educación (GESFP), se comenzó a crear una base de datos informatizada que facilitaba la catalogación de los textos. La labor de introducir en el ordenador todos los libros que entonces había, llevó años de trabajo. Aparte de las tareas de registro, préstamo y devolución de libros, organización de periódicos (entonces teníamos la ambición de crear una hemeroteca), informatización de los fondos, etc., empezamos en aquella época, (1990 aproximadamente) lo que más tarde daría origen a las actividades de dinamización que hoy llevamos a cabo. La primera actividad de esta índole que realizamos fue la decoración “amorosamente cursi” de la biblioteca con objeto de celebrar el Día de los Enamorados.

 

                      BIBLIOTECA                            biblio-2

 

El siguiente trabajo “gordo” con el que nos enfrentamos fue el de trasladar la biblioteca de sitio, pues ya por 1994 se habían demolido los prefabricados y se había construido el nuevo edificio de aulas, así, la biblioteca volvió a su lugar de origen, es decir a “los barracones”, pero esta vez en unas condiciones óptimas, las que ahora tenemos.

        Por aquel entonces también se mejoró el equipo informático y aún con el mismo programa, empezamos a hacer los préstamos y las devoluciones de libros a través del ordenador, lo que agilizaba considerablemente el proceso. En 1997 aproximadamente, decidimos embarcarnos en un Proyecto Educativo para mejorar la calidad de los servicios ofrecidos por la biblioteca y formamos un Grupo de Trabajo al que llamamos “Fomento de la lectura y dinamización de las bibliotecas escolares” que aún hoy continúa. Empezamos entonces a celebrar múltiples actividades en las que la biblioteca y los trabajos realizados en ella eran el objetivo principal. Se han realizado desde entonces actividades de lo más variadas: exposiciones, recitales, decoración, concursos, etc. En cuanto a esta última, es decir, a los concursos, debemos mencionar el éxito que han tenido, entre otras cosas porque participan todos los alumnos del Centro y suelen estar inspirados en concursos televisivos de gran audiencia, como por ejemplo: Alta Tensión (1999), 50X15 (2000) y Pasapalabra (2001). Aparte de las actividades de dinamización, se han realizado otras de mantenimiento, como la redistribución de los libros, el expurgo de fondos obsoletos o deteriorados, la puesta en marcha de una zona informática para que los alumnos consulten o realicen sus trabajos y, recientemente, la conexión a Internet, para abrir una ventana al mundo informativo a través de la que nuestros alumnos pueden enriquecerse, o simplemente disfrutar.  

Afortunadamente, las cosas se han resuelto favorablemente, y desde el  año 2003 esas labores van sobre ruedas. ABIES va cumpliendo, por el momento, con sus propuestas originales, facilitarnos las labores de catalogación y mantenimiento de las tareas biblioteconómicas.

Para terminar, tenemos que comentar que la historia de nuestra biblioteca está salpicada de numerosas anécdotas, pero fundamentalmente, está formada por una enorme ilusión y por un buen número de horas de trabajo. Hemos sido muchos los profesores que hemos dedicado nuestro esfuerzo para conseguir que la biblioteca de nuestro Centro sea un elemento dinamizador, motivante y útil dentro de esta Comunidad Educativa.

     A todos aquellos que, de una u otra forma, están ligados a la vida de nuestra biblioteca les agradecemos profundamente su aportación. A los alumnos que han pasado por ella les agradecemos igualmente que nos hayan permitido serles de alguna utilidad.